No quiero hacerlo, reniego el tener que estar escribiendo estas líneas. Pero lo necesito.

Tengo que sacar esta angustia, este nudo que tengo en la garganta. Ya no puedo seguir negando la realidad, Iván Alonso se fue de Nacional.

566a1c0424f6a

El Club que tanto amo, es el Club MÁS GRANDE DEL MUNDO, pero los pocos triunfos internacionales de los últimos tiempos, hacen que uno sienta ídolo a una persona que poco ha hecho en comparación a otros que dejaron a nuestros colores como los mejores del mundo. Dicho esto, para mi Alonso nunca fue ídolo, y sería muy difícil que llegara a serlo. De todas formas, es ese jugador espectacular, con una visión de juego europea, desmarques de primer nivel, y voracidad goleadora.  Ha hecho cantidad de goles en Nacional, a pesar de los bajones anímicos que ha tenido que afrontar.

Yo te quería Iván. Me puse feliz al ver que el 24, que tanto “huevo” pone dentro de la cancha, iba a portar la sagrada cinta de capitán. Esa misma persona que siempre que pudo ir a un hospital a repartir sonrisas, no lo dudó, estuvo ahí. Ese hombre que cada día parecía entender lo que era la causa tricolor, la idiosincrasia de quienes llevamos orgullosos los valores de este glorioso Club.

A pesar de todo, yo te entiendo Iván… ¿Qué?, no, no, no te entiendo. Por mi cabeza pasan muchas razones por las cuales podes preferir irte a River, y que suenan totalmente lógicas. Pero yo amo a mi Club, y realmente me cuesta comprender que un jugador deje tanto, por tan poco.

Sí, yo hablo desde mi lugar. El que cobra el salario, el que tiene reales chances de ganar la Copa Libertadores, sos vos, no yo. Pero yo no me puedo poner en tu lugar. De igual forma, lo intento, quiero comprender tu decisión.

Este año, teníamos un equipo hermoso para luchar la Copa. Cuando cerraba los ojos, me veía en otro país, en la tribuna visitante, gritando tus goles para avanzar ronda tras ronda. Pero eso es una fantasía mía. Comprendo que hoy, River te da más oportunidades deportivas. Yo no creo que te hayas ido por el dinero, pero me pregunto. ¿Vale la pena todo lo que perdés por intentar remarla para ganarte la titularidad en River?.

Puede que sí, pero en mi mundo sesgado es la decisión incorrecta.

Como decía al principio, no creo que fueras a llegar ser ídolo, pero sí recordado por una generación que no vimos ganar a Nacional nada internacional, como uno de los nueves que más hemos disfrutado. Pero eso no es todo, tenías a tu mano la fórmula de la inmortalidad… Con 40, 50, 60, 70 años ibas a ser el gran Iván Alonso, le ibas a poder mostrar a tus nietos como el hincha de Nacional se acercaba a pedirte un abrazo, a agradecerte por todo lo hecho en el club. Como te iban a repetir una y otra vez “Iván, la casa paga, gracias por haberte quedado en Nacional hace equis años”… Todas esas historias de personas que prometieron hacer algo si realmente rechazabas esa oferta, y que lo habrían hecho. Quizás al cruzarte en la vida con alguna de ellas te habría contado tal anécdota.

Iván, perdiste mucho… No me voy a olvidar de los goles que hiciste, del esfuerzo en cada partido, pero lamento mucho hayas dejado pasar la posibilidad de vivir para siempre en el corazón de por lo menos, medio país.

 

Soñé con un final distinto, donde el título de lo escrito, coincidía con el desenlace de la historia, pero esta vez no ocurrió así.

 

Hasta siempre Iván.

 

 

Federico López @Cacique9

 

 

Deja tu opinión

Opiniones

Powered by Facebook Comments